Portal Web de la UNELLEZ - Venezuela. Dirección: Av. 23 de Enero, Redoma de Punto Fresco, Sede UNELLEZ - Barinas. Rif G-20007705-0 Teléfono 0273-5302111

-
  • 1

Una lectura del libro Que pena con ese señor de Carola Chávez

Reconozco que hasta hace poco tiempo, cada vez que me tropezaba con el anuncio de un regalo de libros se me generaba automáticamente una desconfianza, por su calidad, por la pesada cola organizada al final de la presentación o por el arbitrario montón de gentes que interesadas o no hacían de la obtención del ejemplar un esfuerzo abandonado casi instantáneamente. La empresa de obtenerlo significaba, quedarse sin vino o sin guarapita, sin tequeños fríos y gomosos o peor aún sin esas mantequillosas pastas secas que son la manera más repugnante de botar la plata en algún evento cultural. Siempre se me hizo más fácil escabullirme al rincón animado de la ocasión, a la tasca o a la licorería más cercana dependiendo si se estaba en un casco histórico, en una orilla común y corriente.

El libro regalado puede ser dos cosas, no tres, felizmente bueno o frustradamente malo, nunca, más o menos. En el primero de los casos habrá valido la pena el bululú en el segundo se habría justificado el desaire y la escapada a echarse “una”.

Esta desconfianza con la generosidad bibliográfica ha venido quedando abolida por actos y obras como la distribución gratuita de Los Miserables de Víctor Hugo, El Quijote de Cervantes, la totalidad de las colecciones otorgadas a los Consejos Comunales donde no se puede nombrar algunos autores y títulos porque allí no hay desperdicio, como desperdicio no hay en la obra titulada Que pena con ese señor, de una autodeclarada escritora de clase media llamada Carola Chávez y que el Estado venezolano decidió regalar a través de la Red de Librerías del Sur..

Que pena con ese señor,Manual de costumbres y procederes de esa clase media venezolana, es un cuidadoso ejercicio etnográfico y autobiográfico de una nada desprevenida mujer venezolana, aun cuando trata de excluirse en el subtítulo llamándola “esa clase media”. A mi humilde entender el libro tiene un tono confesional-delator muy bien logrado en clave de humor. El libro permite penetrar la subjetividad y la materialidad de eso llamado clase media.

Al terminar de leer el libro de Carola se nos vienen varias reflexiones encima. La primera es cómo podrá transitar esa mujer por los super, por los cumpleaños, bautizos, bodas, funerales o simples almuerzos domingueros, dada su condición de infiltrada en su propia cotidianidad. Es verdaderamente implacable en el registro de las prácticas de la clase media donde ella participa de los rituales más emblemáticos. Registra hasta lo que pasa debajo de sus sábanas sin detenerse en tíos, novios, hijitos, panas y similares. No se detiene en las discusiones éticas del sujeto-objeto de la sociología que es como el cuento del gallo pelón en la jodencia popular; ni menos en la postmo discusión del estar allí de la antropología. Puedo resumir lo que trato de decir así: si la Chávez muriera antes que su marido, o dicho de otra manera si el tipo sobreviviera a ella, podría identificar su lápida escribiendo: “Carola … la espía que me amó”. Ella debe ser algo así como una mascota vieja, esa que así embarre la alfombra no la expulsan de la casa y se la calan por amor.

La segunda reflexión, más trascendente por su puesto y creo que es hacia donde apunta el libro de Carola Chávez, es la que me ubica en el plano político del humor intensivo del libro. Desde la primera página hasta la última la escritora hace trizas el discurso antichavista, (anti Hugo Chávez), melodramático, cursi y doble moral de la burguesía venezolana, que habla de la lucha contra el régimen, la lucha por la muerte de la libertad y de la libertad de expresión; pero además muestra el cascarón vacío que hay detrás de la felicidad perfecta comprada en boletos de avión o tickets de megaparques de diversión, o en la educación para el éxito que hipoteca a familias enteras, o en la libertad ilímite que hay fuera de nuestras fronteras que confina a sus abanderados a territorios de minorías en las mayamis.

Inaugura el libro con la ridiculización del luto de la clase media de las Cumbres de Curumo, con toda y bandera a media asta por la muerte de la democracia, y así revela intimidades clasistas hasta llegar a disimulados chismes de mesa como el de la mentada de madre propinada al ser venezolano mesmo, en la voz del ícono neoliberal, el magnate Gustavo Cisneros, cuando fue bajado de la mula por sus compatriotas de clase media en un banquete mayamero.

Hay que mirar el colmillo de estos libros regalaos. Gracias Carola.