Portal Web de la UNELLEZ - Venezuela. Dirección: Av. 23 de Enero, Redoma de Punto Fresco, Sede UNELLEZ - Barinas. Rif G-20007705-0 Teléfono 0273-5302111

-
  • 1

Los acontecimientos históricos fundacionales de la Revolución Bolivariana se dieron en tres momentos. El primer momento fue la insurrección popular del 27 de febrero de 1989 cuando el pueblo venezolano se lanzó a la calle para impugnar el paquete neoliberal del Fondo Monetario Internacional que quisieron imponer los lacayos de AD-COPEI y la burguesía hambreadora venezolana. Apelaron a la represión más brutal utilizando las fuerzas armadas para aplastar a un pueblo que había manifestado su voluntad de vivir. Había que castrar aquella dirigencia popular que germinaba con mucha fuerza desde abajo, desde lo más profundo organizándose para reclamar sus derechos. El pueblo se lanzó solo y lo derrotaron, lo masacraron, lo atemorizaron, no emergió ningún liderazgo. Pero de esas mismas fuerzas armadas emergió el MBR-200 movimiento cívico-militar que se lanzó a una rebelión contra ese gobierno represor el 4 de febrero 1992, que buscaba devolverle la confianza al pueblo que había quedado aterrorizado por el despliegue de aquella brutal represión, se lanzaron solos los militares, les propinaron una derrota militar, pero lograron un triunfo político, la emergencia de un líder fundamental y unos actores claves: Hugo Chávez Frías y los comandantes del 4 febrero, surgió una luz en el túnel. El pueblo descubrió al líder de la Revolución Bolivariana en la cárcel, desde allí comenzó a producir el discurso que se convertiría en la columna vertebral de la revolución: poder para el pueblo, poder constituyente, Agenda Bolivariana, Proyecto Indoamericano, tres raíces de inspiración (S. Rodríguez, Bolívar y Zamora). Vino el triunfo electoral, nuestro líder asume el poder en 1998, jurando “sobre lo que llamó una constitución moribunda”, lo que era un anuncio de la activación del poder constituyente del pueblo o la voluntad desde abajo, se aprobó la Constitución de la República bolivariana de Venezuela de 1999 y se comienza a consolidar el Bloque de Poder Bolivariano, la Constitución de 1999 comienza a ejecutarse con las Leyes Habilitantes, el contenido clasista de su aplicación, fundamentalmente de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, puso en alerta a la burguesía y a la rancia oligarquía de la amenaza para sus intereses que significaba el avance del Proyecto Bolivariano, que comenzaba a construir el tejido institucional y legal que iba a sustentar la viabilización del Proyecto Bolivariano. Allí vino el golpe del 11 de abril, el Bloque Burgués, la CTV, los medios privados y una treintena de generales traidores, lograron acumular fuerzas internas y externas para deponer el gobierno del Comandante Hugo Chávez Frías por algunas horas.

La conspiración estaba develada, lo que no se conocía era el formato macabro, de asesinar al pueblo para endosárselo al gobierno y criminalizar al líder de la Revolución Bolivariana. Había que esperar que los golpistas en el seno de las fuerzas armadas se terminaran de quitar las máscaras, hubo riesgos los cuadros medios le respetaron la vida al Comandante Chávez, mientras los altos jefes golpistas se repartían el poder con Carmona, el breve, como quedó bautizado. La incertidumbre por el destino del líder de la Revolución Bolivariana de Venezuela, originó una movilización nunca vista del pueblo venezolano para rescatar un gobernante amenazado por la feroz oligarquía, pero esta vez no se lanzó solo como en Febrero de 1989, se lanzó con las fuerzas armadas patrióticas que defendieron el Palacio de Miraflores y los espacios que se tenían bajo control en todo el país. Pueblo y Fuerzas Armadas patrióticas juntos permitieron la retoma del poder. Por eso estos tres eventos insurreccionales el 27 de Febrero de 1989, el 4 de Febrero de 1992 y el 13 de abril de 2002 constituyen los hechos fundacionales de la Revolución Socialista Bolivariana. Primero el pueblo solo, fracasó, después los militares solos, los derrotaron, aunque activaron el motor ético-político, pero en La revolución de Abril pueblo y fuerzas armadas patrióticas se hicieron invencibles y lograron la consolidación definitiva de la revolución bolivariana en la historia de Venezuela.

Las enseñanzas del 11 de abril, siempre debemos tenerlas presentes: no hay enemigo menor, la burguesía venezolana es macabra y sin escrúpulos y constituye un Bloque de Poder que nos disputa la hegemonía política e ideológica en el país, debemos avanzar en América Latina y el Caribe, solos no podemos, la revolución bolivariana y socialista tiene que ser continental y como dijo nuestro Comandante presidente Hugo Chávez debemos prepararnos a ahora para pasar a un país post-rentista, Post-capitalista y Pre-socialista.

Post-rentista porque debemos lograr nuestra soberanía alimentaria que ha sido obstaculizada por la vigencia del modelo rentista, inventamos o erramos, dijo el maestro Simón Rodríguez, llegó la hora de inventar nuestro propio camino, pero desde aquí desde nuestra realidad, construyendo nuestros modelos, con la gente, con la potencia dialéctica que emana desde abajo, desde la gente, aprovechando lo que tenemos, lo que es nuestro patrimonio tecnológico y cultural.

Post-capitalista, porque debemos desarmar el entramado capitalista que ha minado todo el cuerpo social de nuestro país convirtiendo todo en mercancía, sustituir el mercado, impulsar la propiedad social, cambiar las relaciones sociales de producción convirtiendo a los trabadores en socios de las empresas socialistas. Pre-socialista por que debemos transitar hacia la lógica socialista que nos permita la igualdad sustantiva, donde todos resolvamos nuestras necesidades vitales y participemos por iguales de la riqueza nacional. La Agenda que nos proponemos en esta coyuntura es compleja y tiene enemigos internos y externos, pero el tiempo histórico sopla a nuestro favor, no es tiempo de capitalismo, de imperialismo o de progresismo, ya no regulan, ni constituyen paradigmas para nadie en el planeta. Es tiempo de Socialismo y hacia allá vamos.

Viviremos y venceremos. 11 de abril de 2012