Portal Web de la UNELLEZ - Venezuela. Dirección: Av. 23 de Enero, Redoma de Punto Fresco, Sede UNELLEZ - Barinas. Rif G-20007705-0 Teléfono 0273-5302111

-
  • 1

LA REVOLUCIÓN EN LAS IDEAS EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE EN CINCO LECTURAS

Mészáros-Giordani-Dussel-García Linera-Chávez

Nelson Montiel Acosta.2012

Estos escritos son el resultado de las lecturas inducidas por el Comandante Chávez en el transcurso de los últimos tiempos de revolución. Lo que fue un programa histórico del movimiento cívico-militar se ha ido ampliando con las propuestas del pensamiento revolucionario de Mészáros filosofo marxista, autor de la obra monumental Más Allá del Capital, donde intenta presentar la visión contemporánea del Capital y del capitalismo que no pudo ver Marx. Este autor nos lleva a la distinción entre el capital como sistema y el capitalismo como concreción histórica de la lógica de este sistema, que ha adquirido dimensiones globales, esto nos permite tener la brújula para entender que podemos derrotar el capitalismo sin derrotar el sistema del capital. También nos permite entender que el capital ha hecho metástasis en el cuerpo de las sociedades donde se ha instalado, la única manera de derrotarlo del metabolismo social es desmontando el mercado, el carácter de mercancía que han adquirido las necesidades humanas, imponiendo el valor de uso sobre el valor de cambio, eliminar la lógica jerárquica de la división del trabajo y el sistema de extracción de la plusvalía convirtiendo a los trabajadores en socios de las empresas y de la riqueza generada. La crisis estructural del capital, caracterizada por la insustentabilidad económica, social y ecológica, es la coyuntura apropiada para avanzar en propuestas alternativas como la del socialismo del siglo XXI o del Buen Vivir; que han surgido en Venezuela y Bolivia y que se extiende a otros países de América Latina y el Caribe. En otro trabajo de Mészarós La descarga del tiempo histórico en el socialismo del Siglo XXI, nos explica, que existen dos tiempos históricos, el tiempo histórico de la humanidad y el tiempo histórico individual de los liderazgos. En el siglo XIX el tiempo histórico de la humanidad (occidental) estaba marcado por la expansión del capitalismo que buscaba mercados, colonias, neocolonias, fragmentación territorial, por eso naufragaron las ideas integracionistas de Miranda y Bolívar o la América Original de Simón Rodríguez, se impusieron las ideas del liberalismo y la lógica del capitalismo, en la década del sesenta despuntó el liderazgo anticolonialista y de autodeterminación de los pueblos de Ernesto “Che” Guevara que lo llevó a la participación activa en la Revolución Cubana, la Revolución de Angola e intentar el inicio de la Revolución suramericana desde Venezuela y Bolivia, pero el tiempo histórico era adverso, era el tiempo de la llamada Guerra Fría, con un imperio estadounidense desplegando su Complejo Militar Industrial para imponer su hegemonía planetaria, el Che fue martirizado por los yanquis. El tiempo histórico de la humanidad en el momento que vivimos está caracterizado por la concreción de la crisis estructural del capital y de decaimiento del capitalismo a nivel mundial, de tal manera que el tiempo individual del pensamiento y la acción del comandante Hugo Chávez Frías coincide con esta quiebra, lo que constituye un terreno fértil para formular un paradigma que nos permita construir una hegemonía alternativa en América Latina y el Caribe.

Los acontecimientos históricos fundacionales de la Revolución Bolivariana se dieron en tres momentos. El primer momento fue la insurrección popular del 27 de febrero de 1989 cuando el pueblo venezolano se lanzó a la calle para impugnar el paquete neoliberal del Fondo Monetario Internacional que quisieron imponer los lacayos de AD-COPEI y la burguesía hambreadora venezolana. Apelaron a la represión más brutal utilizando las fuerzas armadas para aplastar a un pueblo que había manifestado su voluntad de vivir. Había que castrar aquella dirigencia popular que germinaba con mucha fuerza desde abajo, desde lo más profundo organizándose para reclamar sus derechos. El pueblo se lanzó solo y lo derrotaron, lo masacraron, lo atemorizaron, no emergió ningún liderazgo. Pero de esas mismas fuerzas armadas emergió el MBR-200 movimiento cívico-militar que se lanzó a una rebelión contra ese gobierno represor el 4 de febrero 1992, que buscaba devolverle la confianza al pueblo que había quedado aterrorizado por el despliegue de aquella brutal represión, se lanzaron solos los militares, les propinaron una derrota militar, pero lograron un triunfo político, la emergencia de un líder fundamental y unos actores claves: Hugo Chávez Frías y los comandantes del 4 febrero, surgió una luz en el túnel. El pueblo descubrió al líder de la Revolución Bolivariana en la cárcel, desde allí comenzó a producir el discurso que se convertiría en la columna vertebral de la revolución: poder para el pueblo, poder constituyente, Agenda Bolivariana, Proyecto Indoamericano, tres raíces de inspiración (S. Rodríguez, Bolívar y Zamora). Vino el triunfo electoral, nuestro líder asume el poder en 1998, jurando “sobre lo que llamó una constitución moribunda”, lo que era un anuncio de la activación del poder constituyente del pueblo o la voluntad desde abajo, se aprobó la Constitución de la República bolivariana de Venezuela de 1999 y se comienza a consolidar el Bloque de Poder Bolivariano, la Constitución de 1999 comienza a ejecutarse con las Leyes Habilitantes, el contenido clasista de su aplicación, fundamentalmente de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, puso en alerta a la burguesía y a la rancia oligarquía de la amenaza para sus intereses que significaba el avance del Proyecto Bolivariano, que comenzaba a construir el tejido institucional y legal que iba a sustentar la viabilización del Proyecto Bolivariano. Allí vino el golpe del 11 de abril, el Bloque Burgués, la CTV, los medios privados y una treintena de generales traidores, lograron acumular fuerzas internas y externas para deponer el gobierno del Comandante Hugo Chávez Frías por algunas horas.

La conspiración estaba develada, lo que no se conocía era el formato macabro, de asesinar al pueblo para endosárselo al gobierno y criminalizar al líder de la Revolución Bolivariana. Había que esperar que los golpistas en el seno de las fuerzas armadas se terminaran de quitar las máscaras, hubo riesgos los cuadros medios le respetaron la vida al Comandante Chávez, mientras los altos jefes golpistas se repartían el poder con Carmona, el breve, como quedó bautizado. La incertidumbre por el destino del líder de la Revolución Bolivariana de Venezuela, originó una movilización nunca vista del pueblo venezolano para rescatar un gobernante amenazado por la feroz oligarquía, pero esta vez no se lanzó solo como en Febrero de 1989, se lanzó con las fuerzas armadas patrióticas que defendieron el Palacio de Miraflores y los espacios que se tenían bajo control en todo el país. Pueblo y Fuerzas Armadas patrióticas juntos permitieron la retoma del poder. Por eso estos tres eventos insurreccionales el 27 de Febrero de 1989, el 4 de Febrero de 1992 y el 13 de abril de 2002 constituyen los hechos fundacionales de la Revolución Socialista Bolivariana. Primero el pueblo solo, fracasó, después los militares solos, los derrotaron, aunque activaron el motor ético-político, pero en La revolución de Abril pueblo y fuerzas armadas patrióticas se hicieron invencibles y lograron la consolidación definitiva de la revolución bolivariana en la historia de Venezuela.

Las enseñanzas del 11 de abril, siempre debemos tenerlas presentes: no hay enemigo menor, la burguesía venezolana es macabra y sin escrúpulos y constituye un Bloque de Poder que nos disputa la hegemonía política e ideológica en el país, debemos avanzar en América Latina y el Caribe, solos no podemos, la revolución bolivariana y socialista tiene que ser continental y como dijo nuestro Comandante presidente Hugo Chávez debemos prepararnos a ahora para pasar a un país post-rentista, Post-capitalista y Pre-socialista.

Post-rentista porque debemos lograr nuestra soberanía alimentaria que ha sido obstaculizada por la vigencia del modelo rentista, inventamos o erramos, dijo el maestro Simón Rodríguez, llegó la hora de inventar nuestro propio camino, pero desde aquí desde nuestra realidad, construyendo nuestros modelos, con la gente, con la potencia dialéctica que emana desde abajo, desde la gente, aprovechando lo que tenemos, lo que es nuestro patrimonio tecnológico y cultural.

Post-capitalista, porque debemos desarmar el entramado capitalista que ha minado todo el cuerpo social de nuestro país convirtiendo todo en mercancía, sustituir el mercado, impulsar la propiedad social, cambiar las relaciones sociales de producción convirtiendo a los trabadores en socios de las empresas socialistas. Pre-socialista por que debemos transitar hacia la lógica socialista que nos permita la igualdad sustantiva, donde todos resolvamos nuestras necesidades vitales y participemos por iguales de la riqueza nacional. La Agenda que nos proponemos en esta coyuntura es compleja y tiene enemigos internos y externos, pero el tiempo histórico sopla a nuestro favor, no es tiempo de capitalismo, de imperialismo o de progresismo, ya no regulan, ni constituyen paradigmas para nadie en el planeta. Es tiempo de Socialismo y hacia allá vamos.

Viviremos y venceremos. 11 de abril de 2012

El tiro por la culata … reflexiones no-heroicas sobre el golpe petrolero en Venezuela. 

Yarisma Unda

 Socióloga

 Una de las lecturas que más he disfrutado en los últimos tiempos en este despliegue editorial del Estado venezolano, es la del libro Descamisados del general cubano Enrique Acevedo que forma parte de la Biblioteca entregada a los Consejos Comunales. En esa obra, su autor comparte sin egoísmos, pases de factura ni desperdicio, una especie de diario anti heroico de las guerrillas que llevaron al triunfo de la revolución cubana.

Narraciones que muestran las circunstancias personalísimas, casuales, casi oportunistas, no necesariamente políticas que llevaron a muchos jóvenes cubanos a incursionar en las filas armadas contra el régimen de Fulgencio Batista. Sus novaterías, sus mezquindades, cobardías, desvíos, desaciertos, desobediencias, sus victorias inesperadas. Es la otra historia de los años del combate, que fue forjando una generación de hombres montados en la lucha armada por la intrascendencia de una huida de la casa, del pueblo, o por una venganza circunstancial pero a los que la fuerza de un proceso que se haría continental y transgeneracional como es la revolución cubana, con íconos como el Che y Fidel, habría de convertirlos en figuras claves en el sostenimiento y trascendencia de esta revolución del sur.

Historias como esas están sucediéndose en la revolución bolivariana. Historias anónimas, imprevistas, casi involuntarias. Es la que viaja a pié, sin cámaras de televisión, sin talleres de formación, sin alistamiento, sin aparato, sin misión de por medio, sin esperanza de tener un derecho de palabra para hablarle al Comandante, con una que otra abstención electoral, etcétera. Estas historias se dan en la cotidianidad, en las instituciones, en las milicias, en las campañas, algunas en el desarrollo mismo de fuertes confrontaciones dramáticas por lo demás, como lo fue el paro de petrolero del 2002-2003. Sobre esos días queremos referir parte de ese anecdotario que está aún por escribirse.

Del golpe petrolero dado en Venezuela durante los años 2002 y 2003 hay que decir que ha sido insuficientemente valorado dentro y fuera del país. Sin duda fue una difícil página que el pueblo bolivariano logró pasar armado de esa resistencia cotidiana, mimética, chiquita, que no deja héroes o heroínas visibles, reconocidos, reconocidas, sino miles de testimonios personales, íntimos, locales, diseminados, pero claves en esa sucesión de actos fundacionales de liberación que habremos de valorar en el tiempo por venir.

Una lectura del libro Que pena con ese señor de Carola Chávez

Reconozco que hasta hace poco tiempo, cada vez que me tropezaba con el anuncio de un regalo de libros se me generaba automáticamente una desconfianza, por su calidad, por la pesada cola organizada al final de la presentación o por el arbitrario montón de gentes que interesadas o no hacían de la obtención del ejemplar un esfuerzo abandonado casi instantáneamente. La empresa de obtenerlo significaba, quedarse sin vino o sin guarapita, sin tequeños fríos y gomosos o peor aún sin esas mantequillosas pastas secas que son la manera más repugnante de botar la plata en algún evento cultural. Siempre se me hizo más fácil escabullirme al rincón animado de la ocasión, a la tasca o a la licorería más cercana dependiendo si se estaba en un casco histórico, en una orilla común y corriente.

El libro regalado puede ser dos cosas, no tres, felizmente bueno o frustradamente malo, nunca, más o menos. En el primero de los casos habrá valido la pena el bululú en el segundo se habría justificado el desaire y la escapada a echarse “una”.

Esta desconfianza con la generosidad bibliográfica ha venido quedando abolida por actos y obras como la distribución gratuita de Los Miserables de Víctor Hugo, El Quijote de Cervantes, la totalidad de las colecciones otorgadas a los Consejos Comunales donde no se puede nombrar algunos autores y títulos porque allí no hay desperdicio, como desperdicio no hay en la obra titulada Que pena con ese señor, de una autodeclarada escritora de clase media llamada Carola Chávez y que el Estado venezolano decidió regalar a través de la Red de Librerías del Sur..

Que pena con ese señor,Manual de costumbres y procederes de esa clase media venezolana, es un cuidadoso ejercicio etnográfico y autobiográfico de una nada desprevenida mujer venezolana, aun cuando trata de excluirse en el subtítulo llamándola “esa clase media”. A mi humilde entender el libro tiene un tono confesional-delator muy bien logrado en clave de humor. El libro permite penetrar la subjetividad y la materialidad de eso llamado clase media.

Al terminar de leer el libro de Carola se nos vienen varias reflexiones encima. La primera es cómo podrá transitar esa mujer por los super, por los cumpleaños, bautizos, bodas, funerales o simples almuerzos domingueros, dada su condición de infiltrada en su propia cotidianidad. Es verdaderamente implacable en el registro de las prácticas de la clase media donde ella participa de los rituales más emblemáticos. Registra hasta lo que pasa debajo de sus sábanas sin detenerse en tíos, novios, hijitos, panas y similares. No se detiene en las discusiones éticas del sujeto-objeto de la sociología que es como el cuento del gallo pelón en la jodencia popular; ni menos en la postmo discusión del estar allí de la antropología. Puedo resumir lo que trato de decir así: si la Chávez muriera antes que su marido, o dicho de otra manera si el tipo sobreviviera a ella, podría identificar su lápida escribiendo: “Carola … la espía que me amó”. Ella debe ser algo así como una mascota vieja, esa que así embarre la alfombra no la expulsan de la casa y se la calan por amor.

La segunda reflexión, más trascendente por su puesto y creo que es hacia donde apunta el libro de Carola Chávez, es la que me ubica en el plano político del humor intensivo del libro. Desde la primera página hasta la última la escritora hace trizas el discurso antichavista, (anti Hugo Chávez), melodramático, cursi y doble moral de la burguesía venezolana, que habla de la lucha contra el régimen, la lucha por la muerte de la libertad y de la libertad de expresión; pero además muestra el cascarón vacío que hay detrás de la felicidad perfecta comprada en boletos de avión o tickets de megaparques de diversión, o en la educación para el éxito que hipoteca a familias enteras, o en la libertad ilímite que hay fuera de nuestras fronteras que confina a sus abanderados a territorios de minorías en las mayamis.

Inaugura el libro con la ridiculización del luto de la clase media de las Cumbres de Curumo, con toda y bandera a media asta por la muerte de la democracia, y así revela intimidades clasistas hasta llegar a disimulados chismes de mesa como el de la mentada de madre propinada al ser venezolano mesmo, en la voz del ícono neoliberal, el magnate Gustavo Cisneros, cuando fue bajado de la mula por sus compatriotas de clase media en un banquete mayamero.

Hay que mirar el colmillo de estos libros regalaos. Gracias Carola.

 

Actualizaciones

 piedras

Anteriores Publicaciones

1ETNOHISTORIADEPEDRAZA 7FOTOCALZADASMONTCULOS
2PetroglifosdeBarinas 6Valoracioncomunitaria
 5legadodeBolvarChvez  9pueblocuentasuhistoriapetrolero
 14Lollanerotextos  16Revolucionpensamiento

 4Lalgicadelaexclusion

 

 3formacionesEconSociales

 

11Haitylaresistenciacultural 10Escritoresllaneros
 13Investigadoresinvitados  12Contctanos